7 Pasos para crear una Rutina de Mañana

Todos los seres humanos somos seres de rutina, de hábito, de disciplina. Aunque muchos no nos consideramos disciplinados o con hábitos, por lo general utilizamos estas expresiones cuando no estamos haciendo lo que quisiéramos. Pero sí somos seres de hábitos, sin embargo esto no significa que todos los hábitos que construimos son buenos. Todos seguimos una serie de pasos automatizados en muchos puntos de nuestra vida: cuando manejamos, cuando nos bañamos, cuando llegamos a casa, y por supuesto cuando despertamos.



La gran ventaja de la rutina de mañana es que es la que menos interrupciones tiene, es la que puede suceder a una hora específica sin que exista ya una colección de actividades que nos hayan descarrilado de nuestros planes. Además de ponernos en el estado mental correcto, podemos entrenar a nuestro cuerpo y nuestra mente a realizar actividades en automático y cumplir así con ciertas metas que nos proponemos.


La rutina de mañana es una lista de pasos a seguir con una hora y duración predeterminada. Puede ser tan larga o tan corta como quieras y puede ser diferente de un día para otro o los fines de semana o los días de trabajo. Lo importante es que no sea improvisada, que la escribamos en un cuaderno o en una hoja de papel, o en una nota y la imprimamos. Seguirla en el celular probablemente nos distraerá con otras actividades así que es lo único que no recomendaría. En poco tiempo se volverán acciones automáticas que hagamos con mucha facilidad y fluidez. Así que toma una hoja de papel y diseña tu mañana ideal.


1. El detonador

Si, el despertador es probablemente uno de los objetos más odiados por todos en algún punto de nuestras vidas. Pero más allá de pensar en algo que termina, piensa en algo que comienza y piensa cuál es la mejor manera de lograr esto. Considera una alarma, música que te gusta, un cambio en la iluminación, un mensaje de voz, una cafetera que se enciende, etc. Elige la mejor forma de despertar, no necesariamente la más obvia o la más fácil. Diseña y ponte creativo, si compartes la habitación considera incluir a tu pareja en este diseño. Y no olvides que este detonador indica el comienzo de tu día, no el final de tu noche.


2. Elimina la toma de decisiones

Desde levantarte de la cama, o hacer "snooze" es una toma de decisión. Lavarse los dientes, o servirse un café. Pasear al perro o meterse a bañar. Hacer yoga o dormir 15 minutos más. No dejes para ese momento entre dormido y despierto la toma de decisiones, por eso es importante escribir nuestra rutina de mañana, con la cabeza clara y con la convicción al máximo diseñar cómo sería una mañana ideal. Anotarlo en una hoja de papel y tenerlo junto a nuestro detonador es una gran manera de evitar la toma de decisiones y confiemos en la mañana en nuestro yo del pasado que quiere lo mejor para nosotros.


3. Se realista

Prepárate para tu éxito. Si te pones de primera una meta inalcanzable, donde las probabilidades de que falles son altas, al no poder realizar tu rutina en tu primer intento sentirás que una rutina de mañana no es para ti. Comienza con la versión más simple y hazla cada vez más compleja. A veces sentimos que TODOS deberíamos de levantarnos a las 4:30am y hacer yoga, correr 5km, meditar, bañarnos, hacer la cama, limpiar la casa, pasear al perro, leer 100 páginas, ver noticias, contestar correos, fortalecer nuestros músculos, tomar dos litros de agua, todo antes de las 8am. Aunque en efecto es un momento donde queremos construir mejores hábitos y debemos buscar incorporar actividades para mantenernos sanos y productivos, se realista y planea algo que puedas conquistar.


4. Incluye una recompensa

Si en nuestra ambición de cumplir con todas nuestras metas de año nuevo nuestra rutina de mañana está llena de sacrificios desde sacrificar horas de sueño, desayunar super sano y un jugo que sabe horrible, hacer quehaceres que no nos gustan y creemos que eso es una mañana productiva, eso nunca va a ser algo que queramos estar repitiendo. Piensa que el pegamento que ha solidificado nuestros malos hábitos es una gran recompensa. Una recompensa también será el pegamento que solidifique tus buenos hábitos, aquí es donde todos tus guilty pleasures pueden entrar en acción. Premia tu esfuerzo al final de tu rutina y date un motivo para despertar.


5. Todo se vale

En el diseño de nuestros días y nuestra vida todo se vale. No tenemos que seguir estereotipos. En una rutina de mañana se vale empezar a la 1 de la tarde, se vale ver una película o una serie, bailar, cantar, se vale jugar videojuegos, ver redes sociales, comer helado. Lo importante es tener una rutina que corresponda a nuestras metas y convicciones. Incluyendo las cosas que nos hacen felices. Es un momento privado, personal e íntimo, y debemos usarlo a nuestro favor, diseñarlo de tal manera que nos ponga de buenas, nos ayude a cumplir con nuestras metas y a cuidarnos en muchas formas.


6. Concéntrate, Inspírate y Motívate

Rodeate de objetos, frases, fotos, o lo que sea que te motive a despertarte y a seguir tu rutina. Identifica cualquier cosa o pensamiento que te de para abajo o te cambie el humor. Mantenerse concentrados en nuestra rutina es importantísimo. Evita que un mensaje de texto, un correo, un post te cambie de rumbo o el ánimo, evita que te descarrilen. Planea para el éxito en tu rutina y quítate todos los obstáculos.


7. Realiza. Revisa. Repite

Me encantaría decirte que todo te saldrá bien a la primera. Pero es posible que muchas cosas no sucedan como esperabas en tu primer intento de tu nueva rutina. Desde que no te despiertes a tiempo hasta que tu pareja tenía otros planes, o la vida sucedió y no pudiste hacer tu rutina. No te juzgues, no te castigues, sólo observa, qué fue lo que sucedió y tómalo en cuenta para rediseñar tu rutina, tal vez debas incluir algo que no estaba incluido, cambiar algunas cosas de orden, etc. El punto es no dejar de intentarlo, y la buena noticia es que todos los días tienes la oportunidad de intentar de nuevo, intentar algo nuevo, quitar pasos, poner pasos. La única persona a la que tienes que complacer es a ti mismo.


La creación de hábitos y automatizaciones en nuestro cuerpo y mente es un proceso, pero somos totalmente programables, para bieno para mal. Juega con tu sistema y toma control de tu día a día. Te deseo mucho éxito en la exploración y para inspirar a otros te invito que pongas en los comentarios algo que incluirías en tu rutina de mañana que pueda ser poco convencional.


Habitómano




759 vistas3 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo